¿Para qué sirve la escritura en terapia?

La escritura se ha utilizado como herramienta en terapia psicológica, puesto que se ha demostrado en algunos estudios, una serie de beneficios en el proceso terapéutico.

Poner sobre el papel nuestros problemas nos ayuda a situarlos en un lugar donde podemos organizar aquello que nos perturba y volver a formularlo, y así liberar nuestra angustia para que lo que nos parece insostenible deje de serlo. Es decir, nos permite controlar lo que nos parece incontrolable en primera instancia.

Al escribir los problemas en un papel, tanto terapeuta como paciente nos damos cuenta, de una forma más directa, de qué es lo que tenemos que solucionar. Ya que los psicólogos todavía no hemos adquirido la habilidad de leer mentes como el profesor Xavier (por más que lo deseemos).

Al permitirnos reformular los problemas, aunque el problema en esencia sigue siendo el mismo, vamos a mirarlo desde otra perspectiva. Vamos a ver si se puede solucionar, a escribir sobre el problema de tal forma que podamos con él y así, comprender que tenemos capacidad para cambiar la situación; y si no tiene solución, vamos a hallar la forma de reducir su impacto sobre nosotros. Así vamos a sentir que tenemos el control sobre nuestros propios problemas. Recordad que “El conocimiento es poder”, si sabemos cómo hacerlo, tenemos el poder de hacerlo realidad.

Puesto que nos permite reformular nuestra forma de concebir los problemas, aprendemos que podemos ser más flexibles, que hay varias formas de enfrentarnos a las cosas, que podemos pensar las cosas de otra manera para que no nos produzca malestar.

En definitiva, el objetivo es aprender a cuidarnos un poco más gracias a saber cómo hacerle frente a lo que nos hace daño y así aumentar nuestra autoestima. Todo ello de una forma amena y creativa que fomenta nuestra autoeficacia.

Nosotros somos los protagonistas de nuestra propia historia, lo que nos hace dueños de nuestros propios pensamientos, decisiones y acciones.

Para aquellos que quieran tener una lectura más profunda y rigurosa sobre el tema, os dejo las referencias de un libro y de un artículo científico:

Thompson, K.,  (2010), Therapeutic Journal Writing: An introduction for professionals (Writing for Therapy or Personal Development), London and Philadelphia: Jessica Kingsley Publishers.

Mugerwa, S., & Holden, J. D. (2012). Writing therapy: a new tool for general practice? The British Journal of General Practice, 62(605), 661–663. http://doi.org/10.3399/bjgp12X659457

 

Anuncios

Publicado por

María Infantes Lacal

Psicóloga, artista musical e interesada en la neurociencia y la musicoterapia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s